La tierra está seca y el agua es escasa en los alrededores de Katikati, una localidad del norte de Tanzania. En esta región los masai llegan a viajar hasta 100 kilómetros en busca de agua, y el viaje es peligroso. Pero ahora han descubierto que hay agua, a 180 metros de profundidad bajo sus pies. El Gobierno de Tanzania, con el apoyo del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola y del Fondo Belga de Seguridad Alimentaria, ha abierto un pozo de perforación, proporcionando a los masai acceso al agua potable y la oportunidad de establecerse en su propia comunidad.

Category:

MDG Special

Tags: