En un puesto remoto en Qaanaaq, en el norte de Groenlandia, una persona opera todo el año una estación de infrasonido que detecta la actividad atómica. Transcripción en español [PDF]