Seleccionar página

La semana pasada tuvimos pleamar durante la Conferencia de los Océanos, en la que los representantes de los países participantes adquirieron 1161 compromisos de carácter voluntario para detener el deterioro de los grandes mares, porque imágenes como las que mostramos más abajo no son sólo un atentado a la estética, sino que también causan un gran perjuicio a nuestra salud, la de los animales, la del clima y la del planeta en general.

El 40 por ciento de los océanos está gravemente afectados por las actividades humanas, incluidas la contaminación, la pesca excesiva, y la pérdida de los hábitats marinos, lo que se traduce en menos empleos y pone en peligro los medios de vida. Sin querer abrumar con cifras, damos unas pocas como muestra del deterioro que padecen los océanos:

Unos 460 de los compromisos voluntarios hechos durante la Conferencia de los Océanos se relacionan con la eliminación de la contaminación del plástico, incluidas las bolsas que usamos a diario, y el microplástico procedente de productos como los fabricados en la industria cosmética.

Mientras otras 315 promesas están dirigidas a regular y acabar con la pesca excesiva y 300 más fueron hechas para aumentar las investigaciones y el conocimiento científico sobre la vida submarina.

Ahora, acabada la Conferencia, llega la bajamar, pero no por ello debemos caer en la resaca de la Conferencia, por eso queremos acabar esta entrada del blog con este vídeo magnífico vídeo de la cadena de televisión BBC Earth, que nos recuerda cómo los océanos definen la vida de nuestro planeta.

Cuaderno de bitácora producido por el equipo de Redes Sociales del Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas.