La misión de Hábitat III, la Conferencia sobre Vivienda y Desarrollo Urbano Sostenible, está cumplida. Tras cuatro días de intercambio de experiencias y varios años de consultas, la Conferencia ha adoptado la Nueva Agenda Urbana, que guiará a los legisladores del mundo a la hora de planificar nuestras ciudades.

La Declaración de Quito sobre Asentamientos Humanos y Ciudades Sostenibles para Todos, se inserta así en la Agenda 2030, que contiene los 17 Objetivos Desarrollo Sostenible, adoptada por los 193 Estados Miembros de la ONU en septiembre de 2015.

Ahora el reto es cumplirla, como ha señalado el director ejecutivo de ONU-Hábitat, Joan Clos:

Hasta la Conferencia se han acercado unas 30 000 personas, de las cuales diez mil llegaron de fuera de Ecuador procedentes de 167 países y 3 500 eran trabajadores y voluntarios que han ayudado a la organización. Se han celebrado decenas de diálogos, eventos paralelos, presentaciones y debates en los que se han intercambiado experiencias, se ha examinado la insostenible situación de la urbanización actual y se han reclamado nuevas formas de hacer para que las ciudades sean la casa de todos los ciudadanos.

Días atrás hemos mostrado algunos ejemplos de esta nueva agenda urbana. Hoy traemos uno nuevo. Un proyecto de  creación de viviendas a un precio asequible y construidas de una forma ecológica y sostenible.

 

Entre otras disposiciones, la agenda hace un llamamiento a la igualdad de oportunidades para todos, al fin de la discriminación, a la creación de ciudades más limpias, a mejor su capacidad de resistencia y recuperación ante emergencias, a reducir la emisiones de gas, a respetar completamente el derecho de los refugiados y migrantes sin importar su estatuto, a mejorar la conectividad y las iniciativas ecológicas y a promover lugares públicos y accesibles.

Pero por encima de todo, como Clos ha destacado, se trata de “un compromiso para que todos asumamos la responsabilidad en la dirección del desarollo de nuestro urbanizado mundo”, en el que tres tercios de la población vivirán para el año 2050.

Y así, Hábitat ha llegado a su fin. ¡Gracias Quito por tu acogida!

 

Cuaderno de bitácora producido por el equipo de Redes Sociales del Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas.