Como prólogo a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Vivienda y el Desarrollo Urbano Sostenible Habitat III, Quito ha acogido hoy la II Asamblea Mundial de Alcaldes, viente años después de la primera, que tuvo lugar en Estambul, porque cómo ha dicho el Secretario General, Ban Ki-moon, ellos son quienes tienen que lograr el logro de la Agenda 2030 y sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, u ODS, entre ellos el número 11, que exige conseguir que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles.

Y también porque cómo ha explicado el director ejecutivo de ONU-Hábitat, Joan Clos:

Clos también explicó que «esto es especialmente oportuno en un momento en el que tenemos que hacer frente a problemas muy graves donde la inequidad está muy presente en las ciudades. Hoy en día hay más de mil millones de personas que viven en una situación de vivienda indigna».

Los alcaldes, por su parte, han acertado el reto y han coincidido en la necesidad de llevar a cabo la Agenda 2030 para lograr realmente unas ciudades que incluyan a todos, como nos muestran aquí las alcaldesas de Madrid, Manuela Carmena, la de Barcelona, Ada Colau, y el alcalde de la ciudad de México, Miguél Angel Mancera. También han solicitado que para poder hacerlo, el Estado acepte que la actuación de los Ayuntamientos sea más directa.

Al comenzar la Asamblea, Ban Ki-moon agradeció al alcalde de Quito, Mauricio Esteban Rodas Espinel, por su hospitalidad y por acoger la Conferencia del Hábitat, al tiempo que volvió a animar a los alcaldes a continuar construyendo las ciudades del futuro.