El tradicional Debate de la Asamblea General, el termómetro que cada septiembre mide el estado político, social y económico del mundo, arranco hoy con una despedida, la del Secretario General, Ban Ki-moon.

Por ese motivo, Ban Ki-moon, hizo un repaso a su labor durante los diez últimos años, a las tareas, los retos y los peligros que quedan pendientes, pero también a los logros, las esperanzas y los caminos para afrontarlos, prevenirlos y superarlos. Fue un discurso lleno de palabras duras, algunas para los mismos dirigentes que se sentaban en el Salón de la Asamblea General, pero también de palabras de aliento y ejemplos de lo que se ha conseguido.

Por ejemplo, pidió a los líderes mundiales que no se aferren al cargo, mientras mostraba cómo él había empujado la causa de la mujer en la Organización. También habló del cambio climático, la Agenda 2030 y conflictos como los de Siria.

Y destacó que el poder del pueblo puede cambiar el mundo.

Hasta aquí traemos un resumen de lo más destacado de su discurso.

No fue la única despedida. También fue la última aparición del presdiente de los Estados Unidos, Barak Obama, ante el Debate de la Asamblea. Entre los distintos asuntos que abordó, dejamos una reflexión sobre uno de los motivos por los que el mundo actual es tan inestable.

Al podio subieron decenas de líderes, entre ellos varios de nuestra región latinoamericana, como los mandatarios de Brasil, Argentina, Perú, Urugay, Costa Rica, Panamá, México, además del rey de España, cada uno de los cuales expuso diferentes logros de su país en distintas áreas durante los últimos doce meses y trajo propuestas de diversa índole..

Antes de comenzar el debate propiamente dicho, la Asamblea General celebró un acto especial para conmemorar el primer aniversario de Agenda 2030 y sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible. El acto fue presentado por los Embajadores de Buena Voluntad de estos Objetivos, la doctora líbia Alaa Murabit y el actor estadounidense Forrest Whittaker. Aquí os dejamos una galería de imágenes del acto.

Y finalmente terminamos el artículo de hoy con una foto tomada entre bastidores que muestra que a los líderes mundiales también hay que llamarles la atención de vez en cuando.